Bandera-Mexico-horizontal

Población total

127'017.220 hab. (2015)

PIB per cápita

$9.005,0 USD (2015)

Crecimiento PIB

2,5% anual (2015)

Gasto total en salud

6,3% del PIB (2014)

Gasto per cápita en salud

$677 USD (2014)

Gasto del sector público en salud

51,8% del gasto total en salud (2014)

Fuente: Banco Mundial

Sistema de salud de México

El sistema de salud de México está compuesto por dos sectores: público y privado. El sector público comprende a las instituciones de seguridad social: Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), Petróleos Mexicanos (PEMEX), Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), Secretaría de Marina (SEMAR), entre otros, que prestan servicios a los trabajadores del sector formal de la economía y a las instituciones que protegen o prestan servicios a la población sin seguridad social, dentro de las que se encuentran el Seguro Popular de Salud (SPS), la Secretaría de Salud (SSa), los Servicios Estatales de Salud (SESA) y el Programa IMSS-Oportunidades (IMSS-O).

Por su parte, el sector privado presta servicios a la población con capacidad de pago. El financiamiento de las instituciones de seguridad social proviene de tres fuentes: contribuciones gubernamentales, contribuciones del empleador (que en el caso de ISSSTE, PEMEX, SEDENA y SEMAR es el mismo gobierno) y contribuciones de los empleados. Estas instituciones prestan sus servicios en sus propias instalaciones y con su propio personal. Tanto la SSa como los SESA se financian con recursos del gobierno federal y los gobiernos estatales, además de una pequeña contribución que pagan los usuarios al recibir la atención (cuotas de recuperación). La población de responsabilidad de la SSa y de los SESA se atiende en las instalaciones de estas instituciones, que cuentan con su propio personal. El SPS se financia con recursos del gobierno federal, los gobiernos estatales y cuotas familiares, y compra servicios de salud para sus afiliados a la SSa y a los SESA (y en algunas ocasiones a proveedores privados). Finalmente, el sector privado se financia con los pagos que hacen los usuarios al momento de recibir la atención y con las primas de los seguros médicos privados, y ofrece servicios en consultorios, clínicas y hospitales privados.

Coberturas de servicios de salud

En cuanto a la cobertura de servicios de salud del sistema mexicano, la Ley General de Salud establece que existirá un Cuadro Básico de Insumos para el primer nivel de atención médica y un Catálogo de Insumos para el segundo y tercer nivel, elaborados por el Consejo de Salubridad General, a los cuales se ajustarán las instituciones públicas del Sistema Nacional de Salud y en los que se agruparán, caracterizarán y codificarán los insumos para la salud.  Con base en lo anterior, las instituciones públicas de salud podrán prescribir los medicamentos que se encuentren en dicho Cuadro, de acuerdo con su sus políticas, necesidades y particularidades y entregar al usuario como parte de los contenidos de la atención. En el caso de que la atención no se encuentre cubierta por el Catálogo institucional, es el paciente el que cubre la totalidad del costo del medicamento.  

En el ámbito privado, de acuerdo con los requisitos y señalamientos indicados en la Ley General de Salud y el Reglamento de Insumos para la Salud, el facultativo podrá prescribir cualquier medicamento que cuente con un registro sanitario expedido por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS).

En lo relacionado con el Reglamento Interior de la Comisión Interinstitucional  del  Cuadro  Básico y Catálogo  de  Insumos del  Sector Salud, cada institución se reservará el derecho de decidir respecto a la compra de los insumos contenidos en el Cuadro  Básico  y  Catálogo  en  función  de  lo que dispongan  sus  políticas  institucionales,  el  impacto  y  disponibilidad  financieros correspondientes.  El hecho de que  un  insumo sea  incluido  en el  Cuadro  Básico y  Catálogo de ninguna manera obliga a que las instituciones públicas del Sistema Nacional de  Salud adquieran dicho insumo.