Bandera-Dominidcana-Horizontal

Población total

10'528.390 hab. (2015)

PIB per cápita

$6.468,5 USD (2015)

Crecimiento PIB

7% anual (2015)

Gasto total en salud

4,4% del PIB (2014)

Gasto per cápita en salud

$269 USD (2014)

Gasto del sector público en salud

66,9% del gasto total en salud (2014)

Fuente: Banco Mundial

Sistema de salud República Dominicana

En 2001, la República Dominicana inició una profunda reforma estructural del Sistema Nacional de Salud, proceso que actualmente se encuentra en etapa de implementación. Esta reforma se consagra, principalmente, en dos leyes:

Por un lado, está la Ley General de Salud (42-01), que estableció la separación de funciones del Sistema Nacional de Salud: concentra las funciones esenciales en el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MISPAS o MSP) y separa las prestaciones de servicios hacia la instancia de Servicio Nacional de Salud (SNS). Asimismo, descentralizó el sistema en nueve (9) regiones de salud.

De otro lado, se encuentra la Ley 87-01, que creó el Sistema Dominicano de Seguridad Social (SDSS), con vocación universal y solidaria. En ese marco se creó el Seguro Familiar de Salud (SFS) y el Seguro de Riesgos Laborales (SRL). El SDSS incluye tres (3) regímenes de financiamiento; el contributivo (financiado por aportes de usuarios y empresas, sobre bases salariales), el subsidiado (financiado exclusivamente con fondos públicos) y el contributivo-subsidiado (con financiamiento parcial del beneficiario y del Estado).

El sistema cuenta, a su vez, con sub-regímenes especiales, representados por la población pensionada o jubilada por el Estado dominicano al momento de la entrada en vigencia del nuevo SDSS, las Fuerzas Armadas y las atenciones producto de accidentes de tránsito. Hasta 2015 existió un sub-régimen especial para la Policía Nacional, que fue integrado a la población del régimen contributivo de la mayor administradora de riesgos de salud del Estado, el Seguro Nacional de Salud (SeNaSa).

Cobertura de servicios de salud

En el Sistema de salud de la República Dominicana coexisten diferentes coberturas para medicamentos, atendiendo a criterios diversos:

  • En el marco del Sistema de Seguridad Social, el régimen subsidiado cuenta con cobertura del 100% para los medicamentos incluidos en el Cuadro Básico de Medicamentos Esenciales (CBME), tanto para internamientos como para atenciones ambulatorias. El régimen contributivo cuenta con cobertura del 70% y copagos de hasta 30% para los medicamentos incluidos en el CBME; existen topes anuales de consumo para las prestaciones farmacéuticas ambulatorias, por RD$8,000,00. En el caso de los medicamentos ambulatorios coadyuvantes de tratamientos oncológicos incluidos en el CBME, el tope de la cobertura se extiende hasta $90,000.00 por afiliado por año. También existen planes complementarios, fuera del marco de la obligatoriedad establecida en el Plan de Servicios de Salud, que cubren el copago correspondiente al afiliado y amplían la lista de medicamentos en función de lo establecido por la ARS.
  • Los medicamentos de alto costo no incluidos en el CBME son facilitados gratuitamente por el MSP a través del Programa de Medicamentos de Alto Costo, cuya lista actual de medicamentos incluye 42 principios activos en 59 medicamentos.
  • El Sistema Público de Salud oferta gratuitamente medicamentos pertenecientes al CBME a la población que no cuenta con cobertura de seguridad social a través de la red de prestadores del Servicio Nacional de Salud y el área de Asistencia Social del MSP. En cuanto a este tipo de servicio, el Perfil Farmacéutico de la RD identificó en 2012 los siguientes grupos poblacionales priorizados: pacientes que no pueden costear sus medicamentos, población infantil menor de cinco (5) años, embarazadas y adultos mayores. Sin embargo, no se han identificado informaciones que detallen la proporción de la población que se beneficia de este servicio.
  • Además de lo ya mencionado, a través del programa de salud colectiva, el MSP garantiza el acceso gratuito a las vacunas para la niñez, incluidas en el Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI) y al tratamiento para las siguientes patologías: tuberculosis, malaria, lepra e infecciones de transmisión sexual, incluida la infección por VIH/SIDA.